sábado, 25 de junio de 2016

Reseña de Openly Straight - Bill Konigsberg (Openly Straight #1)

Título: Openly Straight
Autor: Bill Konigsberg
Siguiente: Honestly Ben (publicación programada para 2017)
Editorial: Arthur A. Levine Books
Páginas: 320
Género: Young Adult, LGBT

Aun no disponible en español.






Si tenés algún problema para conseguir este libro, ya sea en formato físico o electrónico, yo te puedo ayudar. Escribime a erasibanez@gmail.com 




Sinopsis:
Rafe es un chico común y corriente de Boulder, Colorado. Juega al soccer, ganó premios por hacer ski y le gusta escribir. Y, oh sí, es gay. Salió del closet en octavo grado, va a otras secundarias y habla sobre tolerancia y ese tipo de cosas. Y más allá de que eso es muy importante, todo lo que Rafe quiere ser es un chico normal. No el chico GAY. Que sea parte de él, pero que no sea lo principal, todas y cada una de las veces que se lo nombra.
Así que cuando se transfiera a Nueva Inglaterra, a un instituto para varones, decide mantener en secreto su sexualidad. No tanto como "entrar en el closet" nuevamente, pero sí a manera de empezar de cero. Pero luego ve caer a un compañero producto de una depresión. Conoce a un profesor que lo desafía a escribir su historia. Y, lo más importante de todo, se enamora de Ben... quien ni siquiera sabe que el amor es posible.






Reseña:
Tengo muchos, muchísimos sentimientos encontrados con esta novela. Pero de una buena manera. Hace rato que un libro young adult no me dejaba pensando al terminarlo. Principalmente porque todavía no tengo bien en claro si Rafe me cayó bien o mal.
Además de lo que dice la sinopsis del libro, no hay mucho para contar con respecto al argumento, no hay ningún misterio ni ningún spoiler que pueda llegar a hacerse, es un libro para conocer a los personajes.

El eje principal de la historia es la constante búsqueda de Rafe de un bienestar personal basado en el deseo de NO verse a sí mismo con una etiqueta de GAY grande en su cabeza. Si bien es más común conocer historias sobre chicos que lo tuvieron mal en sus hogares a la hora de salir del closet con los problemas familiares y abusos en el colegio y demás, Rafe es lo completamente lo opuesto. Sus padres fueron excesivamente comprensivos, son presidentes de PFLAG y todo su colegio era gayfriendly. Pero todo esto no le generó ningún bien a Rafe porque se sentía una mascota, la viva imagen de lo distinto, que la gente lo miraba y solo veía a una persona gay. Porque, aparentemente, era el único chico gay en todo el colegio y en toda la ciudad (?)
El autor jugó mucho con los dos extremos, un chico que teniendo todo para sentirse aceptado y querido de algún modo se termina sintiendo mal. Porque la homosexualidad sigue tratándose como algo distinto. Porque el mundo sigue basándose en las etiquetas. La escena donde el profesor de literatura les explica las diferencias entre tolerancia y aceptación fue muy interesante.

En fin, la cosa es que, harto de ser señalado como el gay del pueblo que no tiene otra cosa que ofrecer, se va a otro colegio, solo de varones, donde decide empezar de cero no diciendo nada sobre su sexualidad. Allí, de un momento para otro, el mismo día que llega se hace super amigos del equipo de soccer, blah blah blah se junta con todos los pibes y el se siente uno más del montón. Bien. Hasta ahí vamos bien.
El problema es que Rafe, en mi opinión personal, empieza a perder el norte, empieza a perder el punto de lo que sea que estaba haciendo y empieza a perderse en su propio laberinto. Empieza a mentir. Y ahí es cuando todo se va al garete. Hace creer a todos que es heterosexual, se mete demasiado en el papel de "soy uno mas del monton" y pareciera que en realidad lo único que busca es ser el más varoncito de todos y eso me asqueó profundamente. Luego, comienza a tener una especie de bromance - muy bien narrado - con Ben, un chico con que va a ir descubriendo que quizás tenga muchas cosas que descubrir referentes al amor y a su sexualidad. Hasta que, bueno, eventualmente todo tiene que explotar. Y sí. Era obvio. Soy #TeamBen, I'm sorry, Rafe era el boludo que mintió a todo el mundo.

Rafe tiene muchísimos monólogos increíbles, bien desarrollados y analizados que reflejan mucho mi forma de pensar, era bueno leerlo. Pero había momentos en que simplemente era un forro, juzgaba mucho a la gente y te sacaba de onda. Creo que a pesar de todo el personaje está bien creado, y si el autor lo hizo de esa manera para a propósito, para establecer un contexto en el cómo y por qué de sus acciones, estuvo bien hecho. Pero en sí, como personaje aparte, no es referente para nada. Sería la persona que saludaría cortesmente en el secundario y seguiría mi camino.
El resto de los personajes estuvieron bien, pero me quedo con Ben. Fue el más simpático, sensible y sobretodo honesto. Los compañeros de cuarto de Rafe pasaron sin pena ni gloria porque el autor quiso darles muchísima personalidad de "chicos raros geekies cool con humor propio que solo ellos entienden" muy digno de John Green. Y bueno, los padres de Rafe que son todo lo que está bien en el mundo. Amé esos personajes.
Me gustaron las reflexiones finales donde se da cuenta de que fue un reverendo estúpido, y aunque intente justificarse todo el tiempo, la novela es simpática, tiene momentos de reflexión muy intensos, con diálogos geniales e inclusos cómicos que te hacen lanzar una carcajada.
El final fue demasiado abrupto y WTF, una mezcla entre final abierto y posible continuación. Hasta que sí, me enteré que va a haber un segundo libro pronto. Y sí, puede que me hayan disgustando muchas partes pero no opacaron las buenas partes, así que no veo la hora de leer el siguiente.



Mi calificación
3 / 5



☼ Seguime ☼




No hay comentarios.:

Publicar un comentario